“Siempre colgados y sedientos de roca. Como auténticas vampiros rockeros”

Esta es una de las actividades que no son tan promulgadas dentro de la escalada. La escalada artificial, como su nombre indica, es aquella que no se desarrolla únicamente con los propios medios de ascensión “libres” del escalador. Este tipo de escalada emplea medios técnicos para la progresión, y es muy importante saber utilizarlos bien. Empleando dosis de estrategia para situar los seguros, maña en su colocación, y a veces mucha templanza a la hora de colgarse de ellos, hace una escalada cuanto menos entretenida. Nosotros intentamos ir un paso más allá, empleando medios de progresión que intenten dañar lo menos posible la roca que tanto apreciamos. Es lo que se denomina artificial limpio.

La vía que os recomendamos esta semana está situada en el emblemático risco del Hueso. El antiguamente conocido Peñalarco nos ofrece unas cuantas vías excepcionales de escalada artificial, además de las vías en libre, claro. Muy conocidas son la Lucas, Biafra, Wolldamm y la Clavel Rojo (obra de la gran cordada formada por Daniel Guirles y Luiso Campos). Vampiros en la roca recorre en una gran travesía de cinco largos la gran fisura y techos superiores del risco. Material pequeño para colocar con delicadeza y vista necesaria para no quedarte sin las piezas más necesarias, será más que útil para disfrutar de esta escalada. Si bien no es muy extrema, si que requiere de nuestra cabeza para completar el puzzle. Y dicen las leyendas que un vampiro no desiste hasta tener completados cualquier puzzle. ¿Tú también te animas?

Últimos rayos de sol en las placas del Hueso

El Hueso es uno de esos riscos pedriceros de gran historia. Junto con sus hermanos, el Pájaro y el Yelmo, lo podemos considerar como la triada de los riscos de más peso de nuestra querida Pedriza. No se puede considerar una peña de cumbre definida, pero sus paredes han forjado históricas escaladas, a golpe de maza, ramplús y buenas caídas. Grandes vías con historia, que dieron prestigio con escaladas atrevidas y que aún siguen siendo referente en la escalada de esta escuela. Creadas con ingenio e ingeniería, artificiales como la Clavel Rojo de la mano de los emblemáticos Daniel Guirles y Luiso Campos, discurre por la parte inferior del techo del Hueso. Lucas, Biafra y Wolldam son otros grandes ejemplos de lo que nos reserva este risco para el artificial.

Risco de Peñalarco, actualmente conocido como el Hueso

Otras vías son más que reseñables, esta vez en libre. Nos sigue llamando la atención el propio Hueso, en cuya chimenea interior va la Fulgencio. Y es que Fulgencio Casado y Piviu tuvieron de las primeras osadías en subir por ahí, sin más posibilidad de protección que hinchando su cuerpo para mantenerse y una tímida chapa. Fueron estos los que acunaron el nombre actual, al recordar el gran puente de roca al hueso de un jamón serrano bien apurado. Otras rutas como la Tito Rolin Bus, abierta por Tito de la Fuente, Rolando y Busián. Impresionantes largos, con una dificultad asequible. Porque si tenemos que hablar de dificultad, se encuentran vías que están al alcance de unos pocos. Empezando por la sonora “Me cago en Dios”, obra de Gálvez, más allá del 7b, hasta la “Ambrosías”, un 8a de Snoopy. Y lo que aún le van sacando, como es “Art-Herencia”. ¡Vaya mutantes!

Claramente la vía trascurre en travesía a izquierdas

Vampiros en la roca es una de las últimas vías “lógicas” abiertas en el Hueso. De mano de David Torres y Manolo Sánchez en 1998, es una de esas rutas de las que no suele oírse mucho su repetición. Algunos comentarios la cargan de misticismo. Que si hacen falta maza y muchos clavos, que tiene pasos muy delicados, que de lo que hay ni te puedes fiar. ¡A veces la escalada es una cuestión tan personal! Pero en este caso íbamos con la mentalidad de intentar no clavar en la medida de lo posible. Y así lo conseguimos y podemos testimoniar, dejando una vía bastante interesante para aquellos que disfruten de la escalada limpia en artificial. Quizás el grado que proponemos sea algo poco ajustado, dejándolo de C2 “duro”, ya que los emplazamientos suelen ser buenos y fáciles de ver, y no se requiere de mucha técnica “postural” de artificial.

Tercer largo

DATOS PRÁCTICOS

Situación: La Pedriza de Manzanares, Risco del Hueso.
Vía: Vampiros en la roca
Orientación: Sur
Metros/Largos: 195m / 5 largos.
Dificultad: 6a / C2 “duro” (puede que C2+).
Material: Juego de friends, especialmente de talla pequeña (Camalot C3 000, 00 y aliens). Estribos. Alguna uña puede ser útil.
Acceso: Desde la población de Manzanares el real, dirigirse dirección a El Boalo. A menos de dos kilómetros de la última rotonda de Manzanares, donde se erige la estatua de un montañero, sale un camino indicando el acceso a la Pedriza. En un kilómetro llegamos a la barrera. Seguir el camino que nos conducirá a los aparcamientos.

Segunda Reunión

Aproximación: Desde el aparcamiento de Cantocochino, donde se encuentran los bares, seguir la carretera cuesta abajo hasta otro aparcamiento. Justo a su lado se encuentra un puente de madera que debemos cruzar. Tomamos el camino a la izquierda y lo seguimos con ligera tendencia a la derecha. Es un camino muy marcado, denominado la Autopista de la Pedriza. Seguirlo hasta llegar a otro ver otro puente de madera, este más pequeño. Desde aquí podemos ver el Refugio Giner de los Ríos. Seguimos el camino en dirección al risco del Tolmo, bolo grande bien visible. Pasado este tenemos que prestar atención, viéndose bien las paredes de la izquierda. Localizamos el Pájaro, las Buitreras y el Hueso, al que se accede por un pequeño camino que sale a la izquierda y cruza el río. Este nos adentra en el bosque de pinos, siguiendo la vereda marcada que se vuelve cada vez más empinada. A la altura de las Buitreras, torcemos a la derecha para llegar a las paredes del Hueso. Para acceder a pié de vía, seguir la pared hacia su izquierda, hasta ver los marcados techos superiores y un árbol, comenzando la escalada en su vertical.

Vistas al valle desde donde nos aproximamos

Agua y donde dormir: En los bares de Cantocochino puede abastecerse, también en la fuente al lado del refugio. Dormir en el refugio puede ser buena opción, aunque también podemos disfrutar de los múltiples vivacs que nos encontramos, especialmente cuando nos adentramos en el bosque para acceder al Hueso. Para ver enlace del refugio pulsa aquí.
Descripción: La vía comienza en la parte oriental de la pared, y unos pocos metros a la izquierda de un marcado diedro, justo en la vertical de un pequeño arbol protegido por una bóveda anaranjada. Los largos de esta ruta no tienen pérdida. Una vez pasada la primera placa que nos remonta, ir siempre a la izquierda de los techos fisurados (IVº).

Entrada primer largo

El segundo largo (C2) sigue la travesía a izquierdas, escalando por la parte más sencilla, hasta hacer un pequeño descenso en el que ya empezamos a sacar los estribos. Después de la bajada, de nuevo a izquierdas en artificial, metiendo seguros por la amplia fisura/chimenea, para salir a unos pasos de artificial algo más delicados. Parte de la dificultad es por el cuidado que tenemos que poner al colocar los seguros en una roca algo arenosa. Con un par de pasos en artificial, protegido por un clavo extraplano invertido, llegamos a la reunión. En este largo prestar atención a la cuerda, ya que la travesía y el descenso, más una fisura fastidiosa, la puede estrangular y nos costará sacarla.

Segundo Largo

El tercer largo (C2) es obvio por la fisura invertida a izquierdas. Aquí haremos acopio de friends pequeños, apoyándonos en algún clavo. Una chapa nos ayudará a salir bien de la roca arenosa para alcanzar la reunión.

Tercer largo

El cuarto largo (C2) sigue siendo muy obvio. El techo fisurado da más juego a piezas más grandes y que se colocan con mayor facilidad. Una vez pasado este tramo, hay un par de pasos delicados. Uno de ellos va por una placa fácil (IV+) pero algo compleja de proteger. Si estamos sin gatos y no damos el paso en libre, una uña nos puede ser de utilidad. Después se llega a la reunión.

Cuarto largo

El quinto largo (6a) sale de la reunión a izquierdas, a por la chapa que se ve enmedio de la placa. Se puede seguir directamente en diagonal izquierda, con algún paso bastante duro, o hacer una travesía descendente a izquierdas para coger algo de placa más sencilla. Desde ahí hacia arriba a buscar las reuniones de la vía Lucas.

Quinto largo

Descenso: Por los bloques de la cara norte, y algún destrepe con cuidado, llegamos a esta cara del risco. Desde el callejón que se forma, dirigirse al oeste entre las pequeñas cuevas. Una vez que lleguemos a un camino más marcado, lo cogeremos a izquierdas hacia abajo hasta llegar al mismo punto donde dejamos el camino en la subida para llegar de nuevo a la base del Hueso.

Croquis

OTRAS RECOMENDACIONES:

Indudablemente recomendamos las más clásicas de la zona. En libre, “Tito Rolin Bus” (6c/ V+ A0) y “Fulgencio” (6a) nos harán disfrutar muchísimo. “Ratonera” (Vº) y “Diedro Rodolfo” (V-) son las más sencillas, pero menos interesantes que las anteriormente citadas. Si queremos algo más de dificultad, el “Espolón Lunático” (7a / 6c A0) es una gran opción aunque algo más expuesta. Una vía mucho más corta pero muy recomendable es la “Alicantropunk” (6a+), cerca de la entrada de “Vampiros en la Roca”, más a la derecha. Un diedro fisurado hara la delicia en los dolores de nuestros dedos. Y si queréis bacalao bien salao, “De Madrid al Cielo” (6c), “Kamet” (7a), “Pabellón de la verdetroncha” (7a+), “Me Cago en Dios” (7b+?)  y como no “Ambrosías” (7c+).

Atardecer en la Pedriza

Para artificial grandes rutas. “Clavel Rojo” (A1+), “Lucas” (A2/6b), las “Biafra” (A2/6a) (ojo, que son dos) y la “Wolldam” (A1+ ó A3…guerras del grado), que harán las delicias de los artificieros. ¡No olvidéis cámara de fotos bien cargada!.

REFERENCIAS:

Pedriza, 32 Historias de la Vertical, de Cesar Castro. Ed. Desnivel.
Guía de escalada de la Pedriza, de David Zapata y Jose Ignacio Luján. Ediciones Barrabés.
100 mejores escaladas en la zona centro, de David Gómez y Pablo Aguado. Ediciones Barrabés.

IMÁGENES:

Anuncios