“Aquí en la cumbre, tenemos todo lo que no hay allí abajo”

Picos de Europa, macizo occidental, más conocido como el Cornión. Quizás no tenga los picos más altos, ni la dureza y lo agreste de su vecino macizo de los Urrieles. Sin embargo posee más color, más vegetación, desniveles algo más suaves. Y no es pobre en picos, ya que al sur se yergue una de impresionante muralla llamada Peña Santa de Castilla. Si, más amable para el excursionista ocasional, pero en condiciones duras puede enseñar bien los dientes. Con buen tiempo puede ser un agradable paseo, pero con una buena nevada hará las delicias de los más todoterrenos.

En Vega de Ario se encuentra uno de los refugios que se sitúan en este macizo, el Marques de Villaviciosa. Desde esta vega, las vistas de la vertiente este son más que impresionantes. La majestuosidad del macizo central, y la impresionante caída hacia la garganta del Cares, hace sentirse cuanto menos pequeño. Más acusado es el entorno si subimos a su atalaya, el Pico Jultayu (1940m), que nos hará disfrutar de una panorámica excepcional. En su cima, se dominan los 360 grados con unas vistas tan fabulosas que nos sobrecogerán. Os proponemos esta excursión, ¡y que no falten unas sidras!

Macizo Central y Jultayu

El Jultayu no es un pico reseñable por su altura, solo 1940 metros, ni por ser especialmente de complicada ascensión. Pero si es una de esas cumbres que te dejan con muy buen sabor de boca, con unas vistas espectaculares sobre el macizo central, los Urrieles. Y además la sensación de amplitud, acusada sobretodo por la imponente caída hacia su vertiente este sobre la garganta del Cares. Allí en su fondo se ve el pueblo de Caín. Y poco más allá al sur, siguiendo con la vista la carretera de asfalto, Cordiñanes. A la izquierda de ese pueblo, hacia su lado este, podemos ver el principio de el valle de Asotín. Y desde allí se yergue majestuosa la Torre del Friero. A su izquierda su hermana la Torre del Hoyo de Liordes despunta más tímidamente.

Abajo se ve el pueblo de Caín. Cordiñanes al fondo entre sombras.

Desde el Jultayu nos maravillamos de todo el macizo central, con sus canales arañadas con fuerza a base de tiempo y clima. Vamos desgranando las cumbres hermosamente perfiladas. Cuetos del Trave, Neverón de Urriellu, Cabrones, Torre Cerreu, Tesorero, Torres de la Celada y de la Palanca nos llaman poderosamente la atención. Las canales se suceden, fuertes inclinaciones, largas y duras en sus ascensos. La canal del Agua, la canal de Dobresengros y la canal de Moeño invitan desafiantes en su recorrido, solo apto para piernas y mentes fuertes. Al fondo, con especial visibilidad a la izquierda, se discierne la senda del Cares, bonito recorrido, que aún largo, no es muy complicado. Aunque no olvidemos que estamos en terreno de montaña, y a más de uno le ha pasado factura.

Macizo Central, Urrieles

Pero la cima del Jultayu nos ofrece más visión. Algo más al sur, en su propio macizo del Cornión, se descubren grandes moles. Al sur, murallas como la de Peña Santa de Castilla, que nos ofrece una vista bonita de su parte más nordico-oriental. Picos cercanos, el Cuvicente (2014m), algo más alto que el Jultayu y relativamente a tiro de piedra en dirección este. Un poco más allá el Verdelluenga (2129m) y la Robliza (2227m), este último con una ascensión algo más larga, delicada y comprometida.

Al fondo, la gran pared de Peña Santa de Castilla

Dirigiendo la vista al noreste, vemos que allá abajo queda el camino que hemos recorrido. Impresionante trayecto entre jous y collados, pasando hermosas majadas de pastores cercanas a hayedos. Volvemos a mirar el camino, ya donde aprieta la última cuesta para llegar al refugio. Se divisa bien el Jitu, pequeño puerto a las faldas de la Cabeza la Forma (1717m). Faldas que también protegen al refugio de Vega de Ario, conocido como Marques de Villaviciosa (1630m), desde donde hemos venido y recuperado fuerzas. Una mirada atrás, desde este y pasando las praderas de Vega de Ario, siguiendo el camino marcado con hitos, vemos la marcha que hemos tenido que realizar para disfrutar de este paisaje. Camino que zigzagea y culebrea y asciende poco a poco por la cuesta sur del Jultayu, con casi 300 metros de desnivel desde el refugio.

De izquierda a derecha, Jultayu, Cuvicente, Peña Blanca y Robliza

Pero una vez que estamos aquí, que vemos las vistas tan impresionantes, sintiendo la amplitud de espacio, lo grandioso del paisaje y el entorno, se nos olvida lo largo y duro del camino. Nos volvemos pequeños por un momento y la sombra de un rubor de vergüenza nos recorre con timidez. Pero si somos valientes y lo aceptamos, nos sentiremos conectados con lo que nos rodea, formaremos parte de ello. Y nos daremos cuenta de cuanto ha merecido la pena, y nos sentiremos felices.

Rebecos

DATOS PRÁCTICOS:

Situación: Picos de Europa, macizo occidental, conocido como el Cornión.
Ascensión: Pico Jultayu
Altura: 1940 metros
Distancia: 7,5 kilómetros aprox.
Desnivel: 850 metros aprox.
Tiempo aproximado: 4 horas hasta el Jultayu (sin contar descansos). Contar con 8 horas para hacer la ruta.
Agua y donde dormir: En el punto de inicio, el lago de Ercina, hay un bar llamado “Maria Rosa”, donde ofrecen comidas típicas de la tierra y menú del día. En el camino, hay una fuente en la majada las Bobias donde abastecerse de agua. El refugio puede ser la mejor opción si queremos reponer bebida y alimentos, descansar y dormir. Servicio de cantina en el que también se vende pan artesano. Para más información, pulsa este enlace.

Refugio Vega de Ario

Dificultad: Media. No es compleja técnicamente pero si es bastante larga. En verano es de tramo sencillo y desnivel relativamente amable. En invierno y dependiendo del manto nivoso, el camino puede llegar a ser bastante más duro, especialmente si hay que ir cavando trinchera. Tener cuidado con la posibilidad de aludes en las proximidades del Jultayu.
Acceso: Dos accesos reseñables, desde Caín por la canal de la Trea con un fuerte desnivel de 1200 metros hasta el refugio, o desde los Lagos de Covadonga, desde Ercina más concretamente. El acceso a los Lagos se puede hacer en coche, pero hay una serie de restricciones en los meses de verano (por ahora) en el que el acceso está prohibido, obligándonos a coger los autocares dispuestos a tal uso.

Lago Ercina, al fondo Torre de Santa María

Aproximación: Desde el aparcamiento de la Ercina, justo al lado de casa “Maria Rosa”, tomamos el camino hacia el sureste por el prado bordeando el lago. Este tiene unas impresinantes vistas a Torre Santa y Peña Cebollera. El sendero está muy marcado, y nos lleva por unas majadas, pasadas las cuales con un poco de cuesta alcanzamos el collado del Cuenye (40 min). Desde aquí tenemos unas bonitas vistas de un lejano macizo de los Urrieles.

Vista del Macizo Central desde Cuenye las Bobias.

Desde este vamos llaneando descendiendo ligeramente, hasta llegar a la majada las Bobias (50 min). Pasadas estas, a poco más de cinco minutos, encontramos la fuente. Seguimos el camino dirección al hayedo, con una pequeña cuesta, para luego atravesar el bosque y seguir llaneando, dejando a mano izquierda un pequeño jou donde está la Redondiella. Ligeramente cuesta abajo, llegamos al Jou del Llaguiellu (1h:15 min). Es momento de ir hacia arriba en una de las pendientes más fuertes del recorrido, conocido como las Reblagas, para llegar al Alto de Las Campizas (1h:50 min). El camino sigue con una muy ligera tendencia ascendente, entre pequeños jous. Se ve a la izquierda la Cabeza Las Campanas, con 1636 metros, nos sirve de orientación. Ya más adelante empezamos a distinguir la loma descendente de la Cabeza la Forma (1717m), con su puerto, el Jitu, con dos montones de piedra que nos servirán para afianzar el camino labrado por los muchos andares. Y asomando en segundo plano, a la derecha, vemos la forma redondeada de la cumbre del Jultayu.

Hitu y Jultayu

Antes de acometer el ascenso y mirando al sur, vemos los picos cercanos, Cuvicente a la derecha del Jultayu, Robliza con su forma acampanada, Peña Blanca y Verdelluenga por delante. Seguimos hasta los dos grandes hitos y ya nos empezamos a maravillar por las vistas al macizo central, a los Urrieles (2h:20min). Una pequeña mesa de orientación de granito, soportada por unos ladrillos nos indicarán las montañas cercanas. Y siguiendo el sendero, a poco más de 10 minutos, llegamos al Refugio de Vega de Ario, Marques de Villaviciosa, donde podremos descansar y reponer fuerzas (2h:30min).

Urrieles desde el Hitu

Desde el refugio, el Jultayu nos queda a una hora y media. Atravesamos la vega de Ario dirección la canal de la Trea hasta llegar a la intersección donde se marca la división de las provincias de Asturias y León. Seguimos el camino al principio dirección sur a la cumbre. Zonas algo perdedizas pero con buenos hitos que señalizan por donde ir para acometer la arista, que tras una buena ascensión y hermosas vistas, nos deja en su impresionante cumbre. Al oeste el jou del Jultayu, al este una impresionante caída hacia el Cares.

Ascenso al Jultayu

Descenso: Por el mismo camino de subida, o dirección norte, al collado que forma con el pico Cuvicente, pudiendo hacer también esta ascensión. En esta zona ir con cuidado por la gran inclinación y las resbaladizas campas de hierba. Desde este collado, ir buscando el camino poco marcado pero con bastantes hitos de piedras, que nos llevarán de nuevo tras un buen recorrido al collado del Jitu (1:20 minutos). Desde el Jitu por el mismo camino a Ercina.

OTRAS RECOMENDACIONES
Indudablemente, hacer el Cuvicente es lo más sencillo una vez que hemos subido al Jultayu. Otro recorrido interesante es bajar a Caín por la Canal de la Trea. Ojo con el fuerte desnivel, y que no se trataría de un recorrido circular. Se necesitaría un coche en este pueblo para poder volver.

Ruta del Cares

REFERENCIAS:
Toda una bibliografía y cartografía de Miguel Ángel Adrados. En especial el libro “Picos de Europa, ascensiones a las cumbres principales“.
Hojas IGN número 55 escala 1:50000, cuadrículas 2 y 4 en escala 1:25000

Vista satelite

IMÁGENES:

Pulsa en las imágenes para verlo en formato ampliado.

Anuncios