“Un poco de descanso, un buen rato de pasión”

Quizás esta sea una de las entradas más personales que publicamos. No vamos a intentar apabullar con datos “objetivos” de una travesía, o ruta. Sino contar lo que la pasión por las montañas nos lleva a hacer en alguna larga temporada de momentos libres, o más bien conocido como vacaciones.  Y como no, que nos sirva para compartir y tener un recuerdo de lo que nos brindo una magnífica temporada entre bellos montes y agrestes montañas, impresionantes costas y abolengas tierras. Estar por Picos de Europa, saltando entre las zonas Cántabra y Asturiana, disfrutando de sus verdes y accidentados paisajes, y como no de su alucinante cultura gastronómica. Un pequeño resumen de saltos desde la Hermida hasta el Pico Pozán (¿a quién no le suena el Jisu?), pasándo por Urriellu. ¿Te apetece seguir leyendo?

Vacaciones ¿mar o montaña?

Vacaciones ¿mar o montaña?

Cuando una puerta se cierra alguna ventana se abre. Y así nos pasó, que tuvimos que variar nuestros planes de grupo de ir a Dolomitas para estar más cerca de los nuestros. Y es que aun no estando siempre juntos, estamos como familia, y así nos vamos cuidando. Cambiamos las ideas para ir a la Tierra, a Asturias y Cantabria. Picos de Europa y alrededores siempre es buena opción. Y así comenzamos, sin planificar, para vivirlo a tope, dirección a Santander, donde nos reciben con los brazos abiertos. Y rápido nos empiezan a hacer disfrutar de la zonas. Esta vez toca escalada relajada en Arnía, al lado del mar. Tranquila e impresionante, con el mar justo al lado.  Buena placa bien equipada en granito abrasivo, con grado amable y con el constante sonido del mar a modo de banda sonora. Y como no, algo de ejercicio para hacer hambre para comer unos “caricos” y unas buenas “rabas”.

Playa de Arnía

Playa de Arnía

Siguiente salto, y esta vez vamos a parar a la Hermida. La intención es vivir unos días por la zona y conocer el Cueto Agero, impresionante pico que se alza sobre Allende, afilado, grande y orgulloso. Aprovechamos para hablar con más amigos, como Javier Saenz, gran guía y conocedor de Picos y más allá. ¡Que gran personaje y montañero!. Es de los escaladores y guía más activos de Picos. Durante tiempo estuvo escalando con los conocidos Cholos (¿os suena Ángel Bengoechea?), editores de la nueva “Guía de escalada en roca de Picos de Europa” (pulsa en este enlace). Abren y escalan mucho, dejando el sello de los Cholos en grandes vías, algunas de gran dificultad y/o compromiso. Marca “Los Cholos”. Solo oír las recomendaciones de Javi, indicándonos que vías como el Jisu o el Espolón de los Franceses lo dejemos para cuando seamos mayores, nos hacen sospechar. En el Agero, nos recomienda, como no, el “Espolón Sur” (500 m, 6a/V+ A0). Pero otras recomendaciones más ardientes (vale, difíciles) son la “Mar de Sueños” (350 m,  7a/6a+ A1) y la “Antimateria” (180 m, 6b) al vecino Castro Candilejas. ¡Y allá que vamos! Para ir cogiendo contacto, de menos a más…y menos mal. El Cueto Agero nos pone en nuestro sitio, el Espolón Sur empieza marcando con sus quintos algo pulidos y pasos duros. Aún así la ruta bien merece una visita.

Cueto Agero, a su izquierda Castro Candilejas

Cueto Agero, a su izquierda Castro Candilejas

"Espolón Sur" del Cueto Agero

“Espolón Sur” del Cueto Agero

"Espolón Sur" del Cueto Agero

“Espolón Sur” del Cueto Agero

¿Y qué decir de la “Mar de Sueños”? Simplemente impresionante. Línea atrevida por placas, diedros y fisuras dibujadas con tiralíneas. Acongoja los grados cuando tienes que equipar, especialmente los más duros donde pararse a meter un cacharro es una auténtica maniobra de pericia. Allí si que nos mordió algo más fuerte, mental y físicamente. Algún aprobado de capitán de vuelo sobre friends. Si, son fiables, aguantan las caídas, pero las repisas son más traicioneras y casi dejan fuera de juego el tobillo del piloto. Mejor bajarse…pero a esa, precisamente a esa, hay que volver.

"Mar de Sueños" del Cueto Agero

“Mar de Sueños” del Cueto Agero

"Mar de Sueños" del Cueto Agero

“Mar de Sueños” del Cueto Agero

Después de pasar por boxes para apañar el tobillo dañado, saltamos a Fuente Dé. Adentrándonos hacia el interior de Picos de Europa por el Cable de Fuente Dé (teleférico), escalada en altura para realizar alguna de las otras recomendaciones de Javier.

Antes de subir a Fuente Dé

Antes de subir a Fuente Dé

Horcados Rojos se muestra como objetivo, y dos líneas que nos dice bien hermosas y clásicas: “Rojo Libanés” (230 m, 6b+/6a A1) y “Maraya” (190 m, V+). Así que con todo el material para algunos días, nos decidimos a subir para albergarnos cerca de las Lagunas de Lloroza. Como no, subir con todo el material, abrigo, saco, comida, agua…y vino. Lo mejor, una aproximación amable al vivac. Y para abrir boca  en el mismo día de aproximación, escalar en las Agujas de Tajahierro. Nos decidimos por la Aguja Roja, la que está más a la izquierda de todo el conjunto. La vía “Oscurecimiento Global” (90 m, 6a/V+ A0) te deja en tres largos en la cumbre. La ruta de los cholos, material justito y ambientazo. Impresionante diedro en el segundo largo donde un Camalot del #4 deja respirar. Y la pedrera del inicio, para calentar. Y la pedrera del final (la misma, vamos), para enfriar.

Agujas de Tajahierro, a la derecha la Punta Covadonga

Agujas de Tajahierro, a la izquierda la Punta Covadonga

"Oscurecimiento Global" a la Aguja Roja

“Oscurecimiento Global” a la Aguja Roja

"Oscurecimiento Global" a la Aguja Roja

“Oscurecimiento Global” a la Aguja Roja

En el vivac de Lloroza

En el vivac de Lloroza

Noche ventosa que avecina día huracanado. Algunos se deciden por escalar Maraya, otros simplemente a dar una vuelta. Los Picos ahí están, a nuestros ojos. La Maraya va por línea lógica, que sigues con los ojos a medida que se ve subir (el que relata, no subió, ea). Y se les ve apretar, y se les oye bufar. Impresionante línea de diedros, sinuosos relieves en Horcados Rojos. Y nosotros seguimos con nuestra vuelta, dirección Cabaña Verónica y Collado de Horcados Rojos. Vistas impresionantes sobre el hou Los Boches, con el Urriello al norte, y el Tesorero a nuestra izquierda. Ya a la bajada nos contaron de la escalada, que ponía firme por la escasez de seguros, incluidas reuniones. Ruta marca “Los Cholos”.

Horcados Rojos

Horcados Rojos

"Maraya" a Horcados Rojos

“Maraya” a Horcados Rojos

"Maraya" a Horcados Rojos

“Maraya” a Horcados Rojos

"Hou los Boches", al fondo el Urriellu

“Hou los Boches”, al fondo el Urriellu

"Maraya" a Horcados Rojos

“Maraya” a Horcados Rojos

Cumbre de "Maraya"

Cumbre de “Maraya”

Zona de las Agujas de la Canalona

Zona de las Agujas de la Canalona

Otro pequeño cambio, otra nueva zona. Un día de apretar en La Hermida en el sector “Cueva del Ribero”, con vías deportivas de “asequible ejem-ejem” a “inhumano superior”. Al aviador Dro le da por seguir poniendo a prueba el tobillo a base de chorrera y “6c que fácilmente puede ser 7a”. Y es que a algunos nos gusta el Rock’n’Roll.

Apretado en la escuela de Ribero

Apretado en la escuela de Ribero

Siguiente punto, esta vez a Picu Urriellu. El Picu por excelencia, el corazón de piedra de Picos. La mole caliza, imponente, alta y regia que va haciendo honor a su nombre, Naranjo de Bulnes, a medida que los últimos rayos del sol tocan su vertiginosa cara oeste. En su base el refugio donde duermen unos; a sus pies los vivac donde descansan otros.

La Tenerosa, de camino a Urriellu

La Tenerosa, de camino a Urriellu

Picu Urriellu

Picu Urriellu

Picu Urriellu (de noche, claro)

Picu Urriellu (de noche, claro)

El día no se levanta mucho mejor que nosotros. Madrugamos un poco para ver como estamos justo un poco sobreelevados del mar de nubes que cierra la comarca de Cabrales. Si, un mar blanco y brumoso que cubre las profundas laderas verdes y el azul del mar. Muchas eran las alternativas a escalar, pero algunos ya vamos con el rabo entre las piernas y humildemente, preferimos “disfrutar” de alguna escalada más amable. Unos a la norte, a la “Pidal-Cainejo” (650 m, Vº) y otros a la cara este, a la “Cepeda” (350 m, V+). La verdad que escalar en el Urriellu es extraordinario, y sobretodo si se junta el mar de nubes que parece estilizar el pico como si sobresaliera de más allá de las profundidades de un valle interminable. Y el sol que da un juego de luces y sombras sobre el Hou tras el Picu, y la Torre del Oso o la Aguja de los Martínez. Sol que nos calienta los primeros momentos y que agradecemos, ya que la temperatura a las primeras horas de la mañana es algo fresca. Escaladas tranquilas que dan con las cordadas de amigos en la cumbre. ¡Qué gran regalo encontrarse y compartir lo poco que acarreas para llevarte al gaznate!

Frío y mar de nubes a primeras horas

Frío y mar de nubes a primeras horas

Cara este de Urriellu, "Cepeda"

Cara este de Urriellu, “Cepeda”

Cara este de Urriellu, "Cepeda"

Cara este de Urriellu, “Cepeda”

Cara este de Urriellu, "Cepeda"

Cara este de Urriellu, “Cepeda”

"Cepeda", paso del Rompetobillos (V+ lavado)

“Cepeda”, paso del Rompetobillos (V+ lavado)

Cumbre del Urriellu

Cumbre del Urriellu

Base del Urriellu, cara este

Base del Urriellu, cara este

Seguimos el periplo, y como el tiempo no acompaña nos quedamos por las zonas más bajas. Esta vez toca Fresnidiello, con su muralla caliza, compacta y muy abrasiva. ¡Y tanto, mejor no caerse!. Una aproximación amable nos anima a escalar “Elixir para Calvos” (315 m, V+) y “Separación Real” (315 m, 6a). Impresionante roca, agarres donde elegir…aunque ojo con pincharse. Algunos alejes importantes en lo que lo mejor es no caerse, especialmente en los largos en los que el grado es menos severo. Ambiente planetario asegurado, parece que se escala por la superficie de un agreste planeta. Y de casta le viene le nombre del “Desplome Galáctico” al segundo largo de la “Separación Real” ¡Magnífico!. Y eso que el día encapotado nos regala alguna lluvia, pero no nos quita el buen humor.

Fresnidiello, "Elixir para Calvos"

Fresnidiello, “Elixir para Calvos”

Fresnidiello, "Separación Real"

Fresnidiello, “Separación Real”

Fresnidiello, "Separación Real", "Desplome Galáctico"

Fresnidiello, “Separación Real”, “Desplome Galáctico”

Fresnidiello, "Separación Real"

Fresnidiello, “Separación Real”

Diversión en Fresnidiello

Diversión en Fresnidiello

Ya llegamos al final de nuestras escaladas, dejando una vía reconocida por su longitud y la belleza de algunos pasajes. El Pico Pozán deja en su cara sur al descubierto un impresionante y aéreo espolón, conocido como “Arista de los Peñalaros” ó “El Jisu” (650 m, 6a+/Vº A1). La aproximación ofrece unas hermosas vistas de los puertos de Aliva, recortándose Peña Olvidada y Peña Vieja al oeste, y los Picos de la Cámara, Pozán y Jisu al este. Más allá del collado de la Cámara, impresionantes vistas sobre el Valle de Liébana, con sus pueblos, siendo Potes el más poblado. La escalada es rápida y fácil, pero teniendo en cuenta que la caída de piedras puede ser bastante probable. Roca algo pulida al comienzo, pero gana en diversión una vez pasados los Costillares. Volver a pedir atención en los largos previos y en la gran travesía de los Costillares, porque algún buen bloque hemos visto caer patrocinado por las cabras. A partir de ahí, el Faraón da unos estupendos largos con bonitos pasos, que se van haciendo algo más aburridos al finalizar los largos (los últimos de IIIº-IVº, como que no los hicimos). Escapamos por el escape, que para eso está. La bajada larga por la pedrera hacia el oeste-suroeste, dirección puertos de Áliva, más concretamente como si volvieramos al Collado de la Cámara, marcada por hitos que a veces cuesta seguir.

Pico Pozán, "Arista de los Peñalaros"

Pico Pozán, “Arista de los Peñalaros”

Pico Pozán, "Arista de los Peñalaros"

Pico Pozán, “Arista de los Peñalaros”

Pico Pozán, "Arista de los Peñalaros", "El Faraón"

Pico Pozán, “Arista de los Peñalaros”, “El Faraón”

Pico Pozán, "Arista de los Peñalaros", "El Faraón"

Pico Pozán, “Arista de los Peñalaros”, “El Faraón”

Pico Pozán, "Arista de los Peñalaros"

Pico Pozán, “Arista de los Peñalaros”

Pico Pozán, "Arista de los Peñalaros"

Pico Pozán, “Arista de los Peñalaros”

Pico Pozán, diversión en el escape.

Pico Pozán, diversión en el escape.

Pico Pozán, puertos de Áliva.

Pico Pozán, puertos de Áliva.

En definitiva, buenas escaladas, mucha diversión y como no, en unas tierras espectaculares, particularmente bellas, y con unos paisajes para volver. Y que decir de la cultura gatronómica. Pote Lebaniego, Fabes con Almejes, Pote Asturiano, Fabada, Escalopines al Cabrales, carnes, pescados y postres en cantidad y calidad. Y no solo eso, sino que además a muy buen precio. Y como no, el riego por goteo a base de sidra y digestivos: orujo de hierbas y miel de la zona, o unos gin-tonic en vasu sidra que hicieron auténtica afición. Y como no todo va a ser montaña, disfrutamos también de la costa, con las impresionantes playas como la de Gerra en San Vicente de la Barquera. Acantilados de ir a visitar, como el de Cobijeru, que alberga alguna cosa interesante para la escalada, como es la travesía “Les Percebes”. ¡Queda apuntada! Y es que, en verdad, es una zona de gran gente con gran amor y respeto por su tierra. Ir, ver, conocer, y quedaréis tan encantados que no querréis marchar.

Anuncios